Construcción 4.0, IoT & StarUps
Inteligencia artificial: la siguiente frontera tecnológica de la construcción
Publicado el 15/11/2018 a las 06:16 PM
La construcción vive tiempos de cambio con los primeros ejemplos de impresión 3D de estructuras, la incipiente robotización de los procesos y la optimización del reciclaje de materiales gracias a proyectos como HISER. Por su parte, la inteligencia artificial interviene en nuestras vidas cada vez en mayor medida, ya sea a través de los asistentes por voz o el reconocimiento de imágenes (entre otras muchas áreas); la industria de la construcción tampoco es inmune a esta tendencia como demuestra el sistema ALICE, un asistente de inteligencia artificial creado por la empresa Alice Technologies, una startup de la Universidad de Stanford (EEUU).

Un reciente estudio de McKinsey titulado “Inteligencia artificial: la próxima frontera de la construcción”, analiza la implantación actual de la IA en el sector construcción así como su potencial desarrollo. De acuerdo con su análisis, la aplicación de la IA en la construcción sigue siendo muy pequeña aunque muestra un claro potencial de crecimiento debido a la aparición de startups que apuestan por esta tecnología.

En el sector construcción, las principales líneas de desarrollo serían las siguientes:

  • Optimizadores de calendario como el software ALICE, capaces de analizar millones de alternativas en un tiempo muy reducido.
  • Análisis de imágenes y vídeos de las obras con el objetivo de identificar problemas de seguridad y conductas riesgosas que resolver por medio de cursos de formación.
  • Plataformas de análisis mejoradas para recolectar datos procedentes de sensores, analizarlos y proporcionar soluciones en tiempo real, reducir costos, priorizar el mantenimiento preventivo y evitar períodos de inactividad por cuellos de botella o problemas de desorganización (por ejemplo, retrasos en la llegada de materiales).

McKinsey también comparó la construcción con otras doce industrias como la salud, el turismo, el transporte o la automoción, y llegó a la conclusión de que diez de ellas estaban por delante de la construcción, por lo que todavía existe un gran margen de aplicación (ver imagen a continuación).

Dicho esto, se espera que el ritmo de implantación de la IA se acelere significativamente en todos estos sectores durante los próximos tres años. Como siempre, el futuro está por construir.

 

Fuentes:

 

 

 

 

#BIM